Sinaliento quiere reflejar la vulnerable y compleja experiencia humana cuando la vida nos lleva al límite. Aquel lado desconocido, latente dentro de cada uno de nosotros, listo para emerger cuando se nos pone en las condiciones más duras. Es la naturaleza del hombre, es el instinto de la salvación, la adrenalina que nos impide de sentir el dolor.

En este caso, en juego están el amor, la vida y la esperanza, en un partido contra los prejuicios radicados en esta sociedad, contra una enfermedad mortal, contra una realidad violenta que se cierne sobre la ciudad, a ritmo de un reloj que corre inexorable.

En este relato el crimen y el amor son protagonistas. Sus personajes inician un épico camino cargado de decisiones extremas, cuya resoluciones permanecen llena de vicio, de personajes fuertes pero no heroicos, que exhiben una moral ambigua. El amor parece calmar las tensiones, pero la tragedia no se detiene.

NOTAS DEL DIRECTOR

ETTORE D’ALESSANDRO

Cerrar menú